¿Quieres saber donde encontrar tu probiótico bucal?

Te ayudamos a localizar la tienda más cercana.

19 de mayo de 2020
Probióticos

Uso de probióticos bucales en pacientes con cáncer

El cáncer es una enfermedad que se puede originar en cualquier parte del cuerpo. Se ocasiona cuando las células crecen descontroladamente y las sobrepasan, dificultando que el cuerpo funcione de la manera correcta.

Existen muchos tipos de cáncer, no es una enfermedad de un solo tipo. El cáncer puede originarse en los pulmones, en los senos, en el colón o hasta en la sangre. Todos los tipos de cáncer tienen similitudes entre sí, pero tienen distintas maneras de crecer y de propagarse.

¿Cómo se origina el cáncer?

Cada célula del cuerpo tiene ciertas funciones y se dividen de forma ordenada. Cuando envejecen o se dañan, mueren y nuevas células toman su lugar. El cáncer se origina cuando estas células empiezan a crecer sin control, entonces las células cancerosas siguen creciendo y forman nuevas que desplazan a las normales. Todo esto genera problemas en el área del cuerpo en la que se origina, creando un tumor.

Las células cancerosas que se originan en alguna parte del cuerpo, por ejemplo, en los pulmones, pueden propagarse a otras partes del cuerpo. A esto se le llama metástasis.

¿Cuáles son los tratamientos más comunes del cáncer?

Los tratamientos más comunes para personas que padecen cáncer son:

  • Cirugía: este tratamiento sirve para extraer el tumor canceroso, aunque puede ocurrir también que los doctores quiten la parte del cuerpo que esté afectada; no obstante, no es útil para todos de padecimientos cancerosos. Por ejemplo, el cáncer de sangre es mejor tratarlo con medicamentos.
  • Quimioterapia: es el uso de medicamentos para matar las células cancerosas o para reducir su crecimiento. Algunos se administran por la vena con una aguja, y otros, con píldoras. Este tratamiento es útil para el cáncer que se ha propagado, dado que el medicamento llega a todas las partes del cuerpo.
  • Radioterapia: se usa para matar o disminuir el crecimiento de las células cancerosas. Se puede usar solo o en conjunto con los tratamientos anteriores. Es similar a someterse a una radiografía.

Estos tratamientos tienen efectos secundarios que pueden afectar la boca, los dientes y las glándulas salivales. Estos efectos secundarios pueden provocar que sea difícil comer, hablar, masticar o tragar.

 Efectos secundarios en boca por los tratamientos del cáncer

Los efectos secundarios causados por los tratamientos contra el cáncer, o por el cáncer mismo, pueden desaparecer cuando se termine el tratamiento o algunos pueden ser permanentes. Los efectos más comunes son:

  • Sequedad en la boca
  • Saliva espesa
  • Cambios en el gusto
  • Llagas en la boca
  • Caries
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para masticar o abrir la boca
  • Infección
  • Enfermedad ósea
  • Inflamación o dolor en el recubrimiento de la boca y la lengua

Cómo prevenir o disminuir los efectos secundarios que surgen en la boca

Es importante visitar al dentista, al menos 4 semanas antes de empezar cualquier tratamiento contra el cáncer. En esta visita se debe realizar lo siguiente:

  • Eliminar caries y cualquier infección dental.
  • Reparar dientes fracturados o extraerlos, de ser necesario.
  • Asegurarse de que las prótesis dentales se ajusten bien en la boca y no existan irritaciones; en caso de ser así, deben repararse.
  • Retirar tratamientos de ortodoncia o cualquier elemento que pueda generar irritación.
  • Realizar una limpieza dental que elimine toda la placa y el sarro que se encuentre en la boca.

Es importante que pasen, por lo menos, 2 semanas después de una extracción dental antes de empezar un tratamiento contra el cáncer.

En caso de que ya se haya empezado un tratamiento contra el cáncer y no hayas ido al dentista, debes visitarlo lo más pronto posible.

Además de los procedimientos antes mencionados que debe realizar el dentista, existen ciertos cuidados que todos los pacientes deben tener en casa para prevenir efectos secundarios, como:

  • Tener una buena técnica de higiene oral y cepillar los dientes, por lo menos, 2 veces al día con un cepillo suave. Usar hilo dental frecuentemente. Utilizar pastas y enjuagues con flúor, los últimos no deben contener alcohol.
  • Evitar que en tu dieta haya alcohol, texturas y sabores extremos; se deben comer alimentos blandos y templados. Los alimentos muy calientes o fríos, picantes o ácidos, y/o crujientes pueden irritar la boca. Disminuir el consumo de azúcar para prevenir caries.

Existen muchos procedimientos más que son de utilidad en el cuidado de la boca en pacientes con tratamiento contra el cáncer y dependen de los efectos secundarios que se presenten. Los probióticos orales pueden utilizarse en todos los pacientes, brindándoles innumerables beneficios.

Probióticos bucales para pacientes con tratamiento contra el cáncer

Los probióticos bucales tienen beneficios sobre los efectos secundarios que se producen en la boca de pacientes que se encuentran bajo tratamiento contra el cáncer como:

  • Ayudar a fortalecer el sistema inmune, previniendo infecciones en boca.
  • Aumentar el pH de la boca, disminuyendo la susceptibilidad a la caries,
  • Reducir la acumulación de placa dental, previniendo la presencia de mal aliento y/o gingivitis.
  • Inhibir a las bacterias responsables de la caries.
  • Prevenir la desmineralización de los dientes.
  • Ayudan al pronto cierre de heridas en boca, como las llagas.

Estos probióticos pueden conseguirse en alimentos fermentados, como el yogur. También existen suplementos alimenticios que los contienen, como Biop®, que nos brindan una mayor cantidad de estas bacterias benéficas para el organismo.

Probióticos, Cáncer, Efectos secundarios, Caries, Gingivitis, Boca seca, Llagas, Infección, Mal aliento, Boca, Células, Cuerpo, Cirugía, Metástasis, Radioterapia, Quimioterapia, Odontólogo, Tratamiento, Sistema, Bacterias, Higiene, Cepillo dental, Dientes, Pasta dental, Hilo dental, Enjuague bucal, Flúor